Recuperando tu libertad

  • por
libertad de ser ti misma

Una de las cosas que más deseamos, y a la vez más tememos, es la libertad. ¿Te sorprende?

Retomar la libertad después de una ruptura amorosa es un reto, que para algunas puede ser fácil y liberador, pero que para otras puede ser una fuente de preocupación y temor.

¿Quien soy yo sin mi expareja?

Hay personas que se entregan mucho a sus parejas, que se adaptan a la pareja tanto, que se olvidan de ser quien realmente son, dejando morir una parte importante de ellas. En este caso, la separación de la pareja puede ser todo un reto, puesto que están habituadas a ser, sentir, pensar y actuar en función de la pareja, y no se reconocen sin ella.

Cuando esto sucede, es importante que estas personas se redescubran y se reconozcan por lo que son, que se definan por sus propios dones y talentos, y por quienes son en esencia, des-identificándose de la pareja y su entorno.

Estas personas tendrán que volver a si mismas, mirarse y observarse, con el fin de reencontrar su propia esencia, reconocerse de nuevo y retomar su manera única y especial de ser. Volver a si mismas, después de una ruptura de pareja de larga duración, puede ser toda una aventura de auto-descubrimiento y exploración. Un viaje hacia el interior de cada uno, para reconocerse e reinventarse.

Cuando una persona retoma su libertad y coge su poder personal después de un duelo de pareja, sin duda alguna, ya no vuelve jamás a ser quien era. Renace. Se transforma. Revive. Y es así como tiene que ser. Y esto, a veces, asusta. Verdad? En realidad, no se puede pretender ser la misma persona de antes, pues el mismo proceso de duelo te cambia sin darte cuenta.

Se requiere coraje, amor propio, aceptación y humildad para supera una ruptura amorosa y volver a ser uno mismo; puesto que implica una transformación personal.